0
Posted November 11, 2013 by admin in Televisión
 
 

Recuento de el capítulo 177 de Porque el amor manda


Patricia le pide a Delia que consiga un permiso para que Rogelio pueda asistir a la boda de Alma y Jesús, pero la agente le dice que es imposible. Mientras en el penal, Rogelio,  El Monstruo y Cantú, son atendidos por Darwin y Calavera.

Alma comparte con Patricia sus temores de que Verónica haga algo malo el día de la boda. Patricia le asegura que no lo van a permitir.

Las secretarias acompañan a Alma a probarse el vestido de novia, mientras Jesús se pone nervioso con el sastre que le hará el traje pues hay poco tiempo para la boda.
Jacinto le llama a Verónica, y le advierte que si él cae, contará toda la verdad. Verónica queda furiosa. Verónica, asustada, cree escuchar la voz de Cynthia.

Rogelio le comenta a Cantú, su temor de que con el tiempo, Patricia deje de amarlo y se encuentre otro hombre. El Monstruo descubre a Cantú y a Rogelio durmiendo abrazados y se burla de ellos. En el penal creen que Rogelio es gay.

Jessica muestra un catálogo de invitaciones a Alma y Jesús. Son muy coloridas y musicales, escogen una sencilla y elegante. Don Gil les da a probar el posible menú para el banquete.

Llega el vestido de Alma, y cuando abre la caja para revisarlo y está manchado de rojo.  Trae una nota de Verónica, advirtiendo que no los dejará ser felices. Alma llora atemorizada. Jesús le asegura que la protegerá.

Alma regresa el vestido manchado, la empleada no se explica lo que pasó, y le promete tenerlo listo para la boda.

Alma visita a la Tecolota en la cárcel y le dice que abrió una cuenta a nombre de sus hijos.

Verónica pone la foto de Valentina en su mural, piensa usar a su hija, para vengarse de Jesús.